LA CARRERA MÁS LARGA REALIZADA EN NUESTROS CIRCUITOS.

He recibido innumerables felicitaciones y comentarios elogiosos por el reportaje que escribí de esta famosa y larga carrera, especialmente de lectores que estuvieron allí en el autódromo siendo niños o jóvenes, y que me comentan se emocionaron con mi relato, ya que de alguna forma los rejuveneció y los hizo revivir ese día memorable.

En vista del éxito, y como agradecimiento a todos los que me han llamado y escrito para felicitarme, les dedico esta segunda parte gráfica del reportaje a Las Seis Horas Chilenas, con varias fotos más de ese magno evento deportivo.

 

Momentos previos a la largada: se pueden apreciar los Torinos argentinos, un Falcon y el Mustang blanquiazul que sería el vencedor.
¡Partieron! A todo pique el Mustang de Renato Brambilla y el Falcon de Alfredo Rebolar. Más atrás el Mustang de Andrés Larraín y Manuel Jordán.
En pleno curvón giran los Minis luchando sin darse cuartel. Al fondo se divisa el Torino 380W del argentino Pucciarelli que fue un gran animador en las primeras horas ya que anduvo entreverado entre los Ford, en el pelotón de punta.
El Mustang ganador se abre paso entre los Fiat Abarth de los hermanos Bengolea y de Francisco Condon/Luis Bravo. Ambos Fiat serían, en ese mismo orden, los vencedores de su categoría hasta 1.150 c.c.
Eduardo Kovacs le gana el frenaje y adelanta al Mustang de Roberto Baumer al entrar al curvón.
Minutos de emoción: sus ayudantes le indican a Mario Queirolo que el Mustang de Garfulic/Ibarra está en boxes con problemas, de manera que debe apurar para tratar de arrebatarles el liderato.
Claudio Ibarra cruza la meta en su veloz Ford Mustang, y el banderazo final lo corona vencedor junto a su coequipo Boris Garafulic.
Los ganadores al término de la prueba, Claudio Ibarra y Boris Garafulic siendo acosados por los espectadores, todos quieren felicitarlos y sacarse una foto con ellos. Sería interesante saber qué fue de los niños y jóvenes que lograron aparecer en ésta.